miércoles, julio 30, 2014

Exoesqueleto


Para E, para nosotros.
 
Somos un envase vacio.

Somos autómatas de lo cotidiano.

Hay presencias que nos inundan, y partidas que dejan vacio.

Estos contenedores vacios que son nuestros cuerpos.

Son la piel mudada de la serpiente.

La nada se vislumbra a través de la membrana.

Esta piel que antes sentía, ahora es pergamino de ausencias.

Ya ni siquiera el dolor nos habita, ya ni la angustia nos habla.

Somos arácnidos y crustáceos.

Somos esas urnas vacías.

Aunque el inconsciente nos alerta,

Que aún quedan corazones hechos pedazos…

Que no estamos del todo vacios:

Somos las ruinas de corazones que neciamente se resisten a dejar de latir.

jueves, julio 03, 2014

Las hormigas.





Emergieron entre las losetas,
las hormigas anunciando la lluvia.

Tu fantasma me visita en la noche,
se recuesta a mi lado, me abraza,
me acompaña durante el sueño.
Siento tus brazos a mí alrededor y te busco.

La almohada ya no es tan fría, ni la cama tan grande,
cuando estás, en estado etéreo.
Presente siempre a pesar de todo.

Al despertar en cielo veo las nubes grises que se forman,
se agrupan pesadas, aletargadas.
Indecisas aún en derramar su tormenta.

Impaciente espero la lluvia, para caminar bajo ella,
para pensarte en vigilia, para vivir en recuerdo.

Deseo caminar entre charcos para ver tu reflejo.

Pero la lluvia no llega.

Y sé que al llegar a casa no estarás,
sólo las hormigas que se aferran a construir su fortaleza bajo mi loseta.