domingo, enero 10, 2010

Reencuentros.


Siempre he dicho que las situaciones positivas de la vida no me inspiran un ápice para escribir. Tengo la convicción de que con lo que nos es personalmente bueno, lo mejor es guardarlo egoístamente para uno mismo.
El punto es que en los últimos 3 meses he pasado de un estado de depresión nefasto a una etapa de estabilidad y reconciliación maravillosa. Y quiero reconocerlo ante ustedes y darle al Cesar lo que es del Cesar…
Tengo que agradecer a los buenos amigos porque nunca me dejaron caer (Lulú – una verdadera inspiración para mi- , Damián, La Morena, mi comadre Lety y mi casero Lauro), siempre estaban ahí, incluso cuando no tenía ganas de ver a nadie. Incluso después de mis desplantes infantiles… Los quiero chicos. La amistad es una bendición y ellos son más que mis amigos, mi familia aquí, en esta tierra de nadie.
Seguimos paso a paso superando los problemas de salud. Este año es un verdadero reto, aun tengo que bajar 18 kilos y mantenerme constantemente en un peso entre los 82 y 92 kilogramos (por mi estatura). Debo de vencer la pereza y hacer ejercicio, y esto señores no es nada que me haga feliz, nunca he sido el Sporty one. Debo aprovechar la cercanía del Gym a mi casa, y hacer una rutina de cardio intensa. Por mi profesión sé que a todos los planes hay que ponerles un dead line para comprometerse, así que para la primera semana de febrero debo haber armado la rutina y estar yendo a ese lugar de culto a corpo al que siempre le di la vuelta.
La dieta no ha sido nada complicada, por el contrario, me divierto mucho haciendo mis experimentos culinarios. Una vez cumplida la meta del peso regresamos donde el traumatólogo para el siguiente paso…
En lo laboral, no puedo estar más contento, una nueva oportunidad se ha presentado y estamos en una nueva empresa, haciendo lo que sabemos hacer (aquello de la planeación de materiales) en el ramo de productos electrónicos para la industria automotriz. Un reto nuevo también, pues debo aprender a trabajar con una cultura laboral muy compleja, dado que mi nueva empresa es japonesa. No conforme, pero contento además con mi nuevo salario.
Hay además planes y buena perspectiva para seguir participando en los programas de difusión cultural de FCR. Así que Oscar y Tochiro, cuenten con mi apoyo incondicional. Edgar, esperamos tus instrucciones para desempolvar el librero. Víctor, sólo pega un grito y veremos esa revista pronto.
Gracias a las redes sociales sigo en contacto con mi familia y amigos de antaño, lo cual me hace sentir querido a la distancia. Nuevos amigos han aparecido en el panorama también, una disculpa banda si no los menciono a todos, pero saben que los estimo.
Ha habido además un reencuentro con mi religiosidad (que no con la religión). Mi agnosticismo es inamovible en mi sistema de valores, pero en el periodo de estar abajo y levantarse para seguir andando (las metas aun están muy lejos) he sentido un acercamiento con el Ser Superior que me hace sentir protegido y seguro (que no confiado) y que me anima a despertarme cada día y ofrecerle a este Ser mi esfuerzo y mi coraje para verme en un futuro en el lugar a donde quiero estar.
Hay además un compromiso personal para dejar atrás aquellos amoríos sin futuro de los últimos 3 años. Basta de darle la vuelta al compromiso, estoy listo para recibirte y dejarme fascinar por ti. ¿Tú lo estas?
Agradezco además a los cada vez más escasos lectores de este blog sus comentarios durante los también escasos posts durante 2009 y que este año 2010 deseo que todos tengamos reencuentros maravillosos, principalmente con ustedes mismo. Bendiciones y ¡a darle!