jueves, marzo 29, 2018

Por qué en esta elección no votaré por López Obrador

En el 2012 voté por AMLO, apoyé y defendí sus dichos en campañas a pesar de no ser "mi gallo" en el Partido con el que en ese momento simpatizaba.

Tradicionalmente (creo que es la palabra correcta) he votado por el PRD. La formación política que recibí en casa viene de ahí, mi padre y posteriormente mi tía (su hermana) fueron candidatos a alcaldes de un municipio de Veracruz por el partido.

En el 2000 voté por primera vez, lo hice por Cárdenas, convencido, con completa admiración por el personaje que ha sido el ingeniero. Lo hice a pesar de saber que era muy difícil que ganara. "Vota por Fox" me decían mis amigos cuando el tema salía a colación, no podría haberlo hecho, el de las botas me parecía un personaje grotesco, un lengua larga, un loco, un completo imbécil para terminar pronto (y no me equivoqué).

El el 2006 voté por el PRD a pesar de AMLO, su discurso efectivista y de aplauso instantáneo me resultaba incluso chocante, fácil. No me convencía, sin embargo, después del triste sexenio foxista no podía votar por Calderón ni por Madrazo, representaba lo opuesto a lo que he creído. El PAN y el PRI son para mí el peor lastre del país. Representan lo más arcaico y podrido del sistema político mexicano.

Para el 2012 la situación del país se volvió tensa, la violencia tomó proporciones inimaginables, el fracaso económico de las políticas panistas se resentían en los bolsillos de la mayoría. Los números alegremente maquillados de Calderón sobre la estabilidad económica no se veían reflejados en la realidad. Había (sigue habiendo) una percepción de fracaso de las instituciones al rededor de la figura presidencial.

La elección del 2012 era potencialmente la más importante de la historia del país. Por un lado nadie quería otro sexenio más con el blanquiazul al frente del gobierno, incluso creo que el mismo PAN estaba consciente de eso y postuló a la candidata más gris que se presentó en un elección presidencial. Por otra parte, existía la amenaza real del retorno del PRI de siempre a Los Pinos.
Ese proceso electoral fue notorio por las protestas encabezadas por los universitarios, las redes sociales fueron fuertemente politizadas y la figura de AMLO creció básicamente porque no queríamos al PRI de regreso, ni al PAN en la silla del aguila. En ese momento, discursivamente tenía más coincidencias con Quadri, pero no votaría por el PANAL porque era, a final del día, el partido de Elba Esther Gordillo.

Como lo mencioné, mi carta en el PRD era Ebrard, pero en la "encuesta" la candidatura fue para AMLO. El panorama era claro para mí: el único cambio posible vendría de las izquierdas que se aliaron en esa contienda. Dude y confié en la candidatura de Andrés Manuel. No había alternativa posible, era el PRD-PT-MC o el retorno del autoritarismo.

Desconfié de la posible factura que vendría de los partidos si AMLO perdía y como se vislumbraba, Morena se convertía en partido político. En su momento comenté que si AMLO perdía y Morena se convertía en partido politico para mí estaría claro que ese era el proyecto personalísimo del tres veces candidato, aseguraría sus prerrogativas y recogería sus canicas (votos) y al diablo los partidos de izquierda. No me equivoqué.

Por segunda ocasión AMLO perdió la elección, por segunda vez el hedor del fraude electoral inundó el ambiente. Por primera vez antepuse el voto útil al voto razonado y nada pasó.

A la llegada de Peña Nieto al poder, los peores augurios sobre su mandato se fueron cumpliendo uno a uno y con creces, sin embargo, tambaleante México sigue en pie. Soy de ese sector de la población que gana por arriba del salario mínimo (ya no, ahora soy pensionado por invalidez, pero no me acostumbro), al final del día, con un gobierno fallido o no, con o sin fraude electoral he tenido que seguir siendo productivo y muchos están en lo mismo. Suena egoísta pensar desde el privilegio (hoy día ser profesionista y empleado lo es) y dejar que las cosas sólo pasen... No puedo dejar de pensar en cual sería la mejor opción, pero creo que caigo en el over-thinking.

Hoy veo un panorama muy distinto al 2012: Morena es el partido mejor colocado en las encuestas, por tercera vez AMLO es candidato. El PRI ha hecho un papel tan nefasto con Peña Nieto y secuaces de corruptelas en la presidencia que veo muy pocas posibilidades reales de que Meade gane, pero es el PRI de siempre...

El PRD en franca decadencia recula haciendo una alianza impensable con el PAN. Los independientes que creí dignos decepcionaron: Alvarez Icaza y AHORA se unen a la alianza PRD-PAN-MC, Ríos Piter no dio los números y sus firmas fueron invalidadas por irregularidades.

La única opción digna y autentica, la del Consejo Indígena de Gobierno, representado en la figura de Marichuy, con todo en contra logró movilizarse y hacer simpatías, sin embargo los número no fueron suficientes para quedar en la boleta.

Margarita Zavala entra de panzaso a la contienda, a pesar de las irregularidades. Y el Bronco... pues, es el Bronco ¿para qué pierdo mi tiempo?

¿Quienes han movido sus piezas en el tablero?

- La ultraderecha conservadora tiene sus tentáculos en los cuatro candidatos que van a la boleta:

a) Margarita Zavala está plenamente identificada con los movimientos más conservadores de país.

b) El PRI ya tuvo la primera reunión de sus candidatos (Meade y Arriola) con el Frente Nacional por la Familia y al día siguiente en fast track se aprueba la legalidad de la objeción de conciencia en el tema del aborto en el senado ¿Coincidencia?

c) El PAN es un partido completamente identificado con el catolicismo y de posiciones conservadoras, no estoy convencido de que el progresismo del que se ufanó en cierto momento el PRD y MC sean contrapesos suficientes para el panista Anaya.

d) Morena aún en contra de lo dicho por AMLO formalizó su alianza con el PES, un partido evangélico y extremadamente conservador. La adhesión del expanista José María Martinez (la voz del Frente Nacional por la Familia en el congreso a través de la comisión de la familia del senado) y las pretensión de crear una constitución "moral" donde participen ministros religiosos en un estado laico dan al traste (para mí) la fachada izquierdista del movimiento obradorista.

- Por increíble que parezca, aún lejos del ojo publico Elba Esther Gordillo ya hizo sus tiradas:

a) Por un lado, su partido-caja chica, el PANAL formalizó su alianza con el PRI justo el día que se le otorga la prisión domiciliaria.

b) Por otro, su nieto René Fujiwara, quien ha hecho carrera política a la sombra de la exlidereza, se unió a Morena con la elección en el EDOMEX y actualmente su yerno Fernando González es el encargado de las redes sociales del movimiento. Al mismo tiempo, cuadros de maestros del PANAL se adhieren a Morena espontáneamente.

Por qué no votaré por AMLO:

Cartón sin permiso de Hernández.

- Porque el registro de Morena como partido político para mí deja claro que sólo interesan las prerrogativas; porque le interesó más su proyecto personal que la unidad de la izquierda o recuperar el control del partido que lo hizo dos veces candidato.
- Porque es un personaje opaco que le molesta que le pidan transparencia en sus cuentas. Porque cuando a regañadientes las presenta y le remarcan inconsistencias, descalifica a la institución antes de aclarar.
- Porque por más que lo niegue, ha vivido y sigue haciéndolo del presupuesto. Porque por muy modesta que sea su forma de vivir sigue costeandola de dinero publico (prerrogativas), con dinero de un partido político (cuotas). Porque hay que ser muy ingenuo para creer que en este país se puede vivir de las regalías de los libros que publiques, vamos, ni los verdaderos best sellers del país ganan por regalías lo que AMLO ha dejado entrever.
- Porque tiene una incapacidad sistemática para dar respuestas concretas.
- Porque aunque ha mejorado con los años, sigue siendo muy torpe con su trato con la prensa. Porque cuando se le hacen preguntas incomodas las evade o descalifica al interlocutor señalándolo como miembro de la mafia del poder.
- Porque se ha mostrado indiferente a los logros de la sociedad civil organizada, los ha tratado de minimizar o los descalifica si no concuerda con sus declaraciones.
- Porque ha recurrido al "vil oportunismo político" en las alianzas con el PES y expanistas, cuando en el discurso se ha pronunciado en contra de lo mismo. Con sólo 6 meses de diferencia el PES dejó de ser un partido funcional a la mafia del poder para convertirse en aliado.
- Porque por un lado dice que los derechos ganados se quedan y en la reciente entrevista para Milenio repitió la cantalenta de someter a consulta los matrimonios igualitarios y la interrupción legal del embarazo.
- Porque no fija una postura sobre los temas anteriores, se lava las manos pasando todo a las comisiones de su partido, que otros hablen y él no se compromete...
- Porque a pesar de las protestas de la Comisión de Diversidad y de Elena Poniatowska, se continuó con la alianza con el PES.
- Porque tiene una postura ambigua sobre la reforma energética. Un sí, se queda o un no, se hecha para atrás antes de todo su rollo insulso serían suficiente para tener claridad.
- Porque un "no se preocupen" en el tema de la Ley de Seguridad Interior no me es garantía de nada cuando Morena hizo un pésimo papel en el congreso durante su aprobación.
- Porque el tema de la legalización de la marihuana ni siquiera se plantea en su agenda.
- Porque la militancia de Morena tiene una conducta sectaria y adoctrinamiento que no conduce al dialogo constructivo.

No creo que López Obrador sea lo peor que le pueda pasar al país, pero está muy lejos de ser lo que necesitamos.

¿Por quien votar?

No lo sé.

En este momento tengo tres líneas de pensamiento al respecto:

1.- Poner el nombre de Marichuy en el espacio de candidato no registrado en la boleta porque es la única aspirante que representa la dignidad del país.
2.- Poner el nombre de Armando Ríos Piter en el espacio de candidato no registrado en la boleta porque al menos tengo coincidencias en lo que ha planteado en su discurso (aunque eso implique de facto que paso por alto las irregularidades en la recolección de firmas). ACTUALIZACIÓN: Descartado.
3.- Votar como lo he hecho tradicionalmente, a pesar del PAN y de Anaya y confiar (difícil) en que el PRD, MC y AHORA serán contrapesos suficientes para armar un gobierno de coalición. Volver a apostar por el voto útil aún a sabiendas que es sólo útil a los partidos y no a la ciudadanía.










No hay comentarios.: