lunes, enero 22, 2018

“Le vendí mi alma al demonio del Copyright”

Me gusta pensar que la literatura es la fotografía de una época. Me imagino que entre las líneas que un escritor nos entrega encontraremos el espíritu del tiempo en que fue creado el texto. Me gusta “descubrir” aquellos indicios del pasado reciente en los escritores jóvenes que voy leyendo eventualmente.

La poesía no escapa de las nuevas formas de escribir, de las nuevas vías por las que compartimos nuestros trabajos creativos.

Y llegué entonces a este poemario, me gustaría llamarlo: “los poemas de la generación millenian” o  “la poesía del meme”, ese fenómeno que se esparce en las redes sociales.



Le vendí mi alma al demonio del copyright” (Suicide Editors, 2015) del escritor  Adrián Martinez (León, 1991) es una compilación de 13 ejercicios poéticos que de forma libre van narrando la cotidianidad actual de un joven cualquiera en una ciudad del bajío mexicano.

La poesía de Adrían es un viaje: Caminaremos por el centro de León y extrañaremos el Chumani. Viajaremos de ahí a Colima, pospondremos jugar a la ruleta rusa, esperando una nueva serendipia.

Viviremos el momento, haremos cosas sólo por hacerlas, diremos que cualquier cosa es poesía si existe una justificación que haga eco.

Algunos poemas podríamos reproducirlos como un estado de Fecebook, o algún otro será un twit múltiples veces repetido.

Es un playlist de música hípster que los que nacimos en los ochenta diremos “¿Qué demonios es eso?”.

La lectura es fluida y el lenguaje ameno, tanto que a veces olvido que estoy leyendo poesía, ese género cada vez menos sujeto a las formas y a ese tufo añejo del lenguaje rebuscado.


Como ocurre con mucha de la literatura independiente hoy, la distribución de este librito es limitada. Por eso es necesario contactar con el autor para poder hacerte de un ejemplar. 


Contacta a Adrián en su twitter.

No hay comentarios.: