miércoles, julio 30, 2014

Exoesqueleto


Para E, para nosotros.
 
Somos un envase vacio.

Somos autómatas de lo cotidiano.

Hay presencias que nos inundan, y partidas que dejan vacio.

Estos contenedores vacios que son nuestros cuerpos.

Son la piel mudada de la serpiente.

La nada se vislumbra a través de la membrana.

Esta piel que antes sentía, ahora es pergamino de ausencias.

Ya ni siquiera el dolor nos habita, ya ni la angustia nos habla.

Somos arácnidos y crustáceos.

Somos esas urnas vacías.

Aunque el inconsciente nos alerta,

Que aún quedan corazones hechos pedazos…

Que no estamos del todo vacios:

Somos las ruinas de corazones que neciamente se resisten a dejar de latir.

No hay comentarios.: