lunes, junio 10, 2013

En tardes como esta.

Las tardes de tormenta es imposible no pensarte.
Recuerdo de tu piel, tus labios y tu lengua.
La furia del viento me recuerda la locura en aquellos arranques, la ira en tu mirada cuando discutimos se refleja en cada relámpago.
La lluvia violenta golpea las ventanas, como los gritos de nuestras peleas.
Brisa fría, tacto helado en mi, eres tú manifestándose en la lluvia.
Las tardes de tormenta todo me recuerda a ti.

Lo único que me entristece al irse la lluvia, es que la humedad de la noche, no es la humedad de tu sudor; no es la humedad de tu sexo, no eres tú.

1 comentario:

315517 dijo...

Últimamente las tormentas parecen un espejo de mi ánimo, prefiero pensar en playas de arenas cálidas, masajeando mis pies al caminar.

ñ_ñ