lunes, junio 29, 2009

El hombre más pequeño del universo

El hombre más pequeño del universo, vivía en un rincón de mi librero. Cada mañana se despertaba aun antes de que el sol brillara. Se desperezaba tranquilo estirando sus brazos frágiles.
Comenzaba una caminata entre los tomos empolvados y reflexionaba sobre su ser cautivo en mi casa desordenada.
Aun recuerdo cuando me mude aquí, y lo encontré desfallecido entre telarañas e insectos. Su humanidad completa no ocupaba apenas más que la punta de uno de mis dedos. Nunca hemos hablado, no soy capaz de escucharlo, y el aun no encuentra la forma de comunicarse.
Sólo sé que este es su espacio, yo soy el intruso. Muy temprano, cuando salgo por la puerta, como cada día a hundirme en la rutina, me despido de él con una mirada. Y el me mira de regreso, resignado a vivir en librero en el silencio y en soledad.
Y en el fondo me pregunto ¿seremos tan diferentes?

2 comentarios:

MACARIO dijo...

Pueees si son bien diferentes, empezando con el tamaño y luego lo de la soledad y el silencio si no, pa qué chingados tiene usted amigos?

Asenat dijo...

Quizas era el principito...eso me imagino yo..o quizas un power ranger de plastico como los luchadores de los brazos extendidos que terminaban mordidos de las manos.....que onda miguel hace tantas lunas que no nos vemos, desde el taller claro..un saludoteee