martes, junio 26, 2007

El ropavejero.

- ¡Zapatos viejos, ropa usada que venda!.- Gritaba el ropavejero al pasar.
Y una parte de mi mismo me toma, me deposita en un viejo morral.
Lo coloca sobre la acera y comienza a hacer señas.
- Señor ropavejero, por favor llevese esto, no me sirve, no lo quiero...
No me dé nada... si no le sirve, tirelo al basurero.-

Y es que, a final de cuentas...
¿Quien compra un corazón convaleciente, un cuerpo imperfecto, una soledad perpetua, un futuro incierto y un pasado enterrado?

Y tú Negrita ni te enteras
Que estoy sediento de besarte y pobre de caricias tuyas,
Estoy hambriento de tu carne y tú, indiferente.

Se va el ropavejero, me lleva en su carretón...

(Y ya no espero Negrita que toque a tu puerta....)


- Este texto se queda inconcluso, mi Negrita ya no lo es… nunca como hoy la siento tan distante. Nunca como hoy me siento yo -

6 comentarios:

Polly Harvey dijo...

Creo que la nostalgia es la madre de los buenos textos, a mi en lo personal me llegan bastantes. Todos nos hemos sentido lejanos a algo, o hemos sido abandonados. Es parte de la vida.

Saludos!

mIkE dijo...

Polly:
Que agradable encontarte en este diván. Gracias por la visita. La lejania es jodida, pero te enseña tanto...

ka! dijo...

mmmm...cuerpos fuera de forma, paranoicos, llenos de vicios y en algunos casos vacíos?

jajaja..amigo mío, a veces ni el ropavejero gusta de eso...

Aunque,te contaré que el otro día leía acerca de la teoría del vacío: esa que dice que cuadno desechas lo viejo, cosas nuevas vienen a ocupar ese lugar...

Nunca está de más hacerlo...

klept0 dijo...

Pues a mí me encantan las tiendas de ropa usada y de segunda mano, incluso hace años trabajé en una. Y los brocantiers franceses ya son la hostia, uno de mis últimos amuletos lo encontré en uno.

Siempre hay segundas oportunidades, y no por ser segundas han de ser malas.

Ö_Ö

mIkE dijo...

ka!: La teoría del Vacio no es aquella que ampliamente difunde Andres Garcia con lo de la bombita?

Klept0: Aca en Reynosa hay muchos lugares donde conseguir ropa de segunda mano y nueva de remate en marcas como Tommy Hilfiger, Ralph Lauren, Nautica, Nike, Perry Ellis... Aunque estoy seguro que en Europa encuentras cosas que realmente valen la pena, no estos despojos del imperialismo yanqui.

Redmond Barry dijo...

Tirarse al cesto del ropavejero, parece un acto radical, pero, esa sengunda mano puede acariciar muy bien.